Archivo mensual: enero 2013

Lo que “deben” aprender

Los niños aprenden todo el tiempo. De lo que ven, de lo que escuchan, de nuestros comportamientos, de toda la gente con la que conviven.  Aunque lo tengo claro, no puedo evitar de vez en cuando sentir ansiedad, dudas, nerviosismo por lo que “debería” estar aprendiendo mi hija a sus 4 años.

¿Los meses del año? ¿Escribir los números? ¿Colorear sin salirse de la rayita?

Desde hace tiempo (ya lo había publicado en el blog) está interesada en los piratas y hace poco, por medio de su papá, conoció a Jack Sparrow y las películas de Piratas del Caribe.

Sobra decir que quiere ver la película todos los días y a veces, 2 veces diarias. El tema ver tele/películas/videos es un tanto conflictivo pero quise relajarme con este asunto y me he llevado una sorpresa: mi hija no está aprendiendo lo que “debería” aprender una niña de preescolar.

Viendo películas sobre piratas se está interesando en la Geografía. En el Día de Reyes le regalamos un rompecabezas que trae un poster  (el cual tengo disponible en mi tiendita Jugar y Aprender), el cual hemos pegado en la pared, y lo usa para ver “por dónde navegaban los piratas”.

rompecabezas-mapamundi

Ahora habla de Inglaterra, el mar Caribe, los barcos chinos, islas, mar abierto, doblones, moluscos, monstruos marinos… Además recientemente fuimos a San Juan de Ulúa y se la pasó genial imaginando la defensa contra los piratas, dónde colocaban los cañones y por supuesto, platicando y saltando con sus amigos imaginarios piratas.

Poco a poco va observando su mapa, pregunta qué es tal o cual dibujo, lo identifica, trata de leer los nombres de los océanos. También le hemos platicado de los corsarios, de los distintos tipos de barcos, los piratas que existieron.

Así pues, me he relajado y me ha quedado más claro aún que cuando educamos sin escuela los niños no siempre (me atrevo a decir que la mayoría de las veces) van aprendiendo lo que “deberían”; van aprendiendo cosas que tal vez no tienen nada que ver con los planes de estudio que llevarían en la escuela pero es un aprendizaje sin darse cuenta (a veces ni siquiera lo notamos nosotros, los papás). Van ahondando en los temas que les apasionan en ese momento y se puede aprovechar para ir explorando otras áreas, sin presionar ni imponer.

La próxima vez que me dé el “ataque de ansiedad” porque Belén no está aprendiendo lo que “debería” me acordaré de Jack Sparrow.

Anuncios